Probióticos y prebióticos: ¿cuáles son sus diferencias?

probióticos y prebióticos header

De distintas maneras, probióticos y prebióticos pueden reforzar la flora intestinal y producir mejoras en la salud del organismo.

Haz click aquí para ampliar la infografía.

probióticos y prebióticos infografia

Seguramente has oído hablar de ellos y sabes que ambos son importantes para el organismo.

Pero, ¿conoces qué son, cuáles son sus diferencias y para qué sirven? A continuación te mostramos.

Flora intestinal y su relación con los probióticos y prebióticos.

En primer lugar, es importante conocer qué es la flora intestinal para entender el rol de probióticos y prebióticos.

También llamada microbiota, la flora intestinal es el conjunto de microorganismos que viven en nuestro interior.

flora intestinal microbiota

Se denomina intestinal porque se refiere a los microorganismos que habitan o colonizan el tracto gastrointestinal.

Aquel incluye nuestro colon (intestino grueso), que es donde existe una mayor densidad de ellos.

Estos microorganismos desempeñan funciones muy importantes para la salud del organismo, por ejemplo:

  • Forman una barrera que protege de los microorganismos extraños, toxinas y otros agentes patógenos.
  • Ayudan a desarrollar el sistema inmunitario, que es la defensa del cuerpo contra los organismos infecciosos y otros agentes invasores.
  • Colaboran en la maduración del tubo digestivo, manteniendo el estado de la mucosa, entre otras funciones.
  • Ejercen funciones metabólicas, ya que sintetizan ácidos grasos, vitaminas, y además colaboran en la absorción de nutrientes, como, por ejemplo, el Hierro.

¿Qué son los probióticos y los prebióticos, y cuáles son sus diferencias?

De acuerdo con información de Clínica Alemana, los probióticos son organismos vivos que ejercen beneficios en la salud.

Estos son parte de los llamados alimentos funcionales, es decir, ayudan a optimizar la salud más allá de su aporte nutricional.

Se pueden obtener por medio de la alimentación, pero también por suplementos.

diferencias probioticos y prebioticos

Ayudan a mantener o mejorar a las bacterias buenas del cuerpo (microbiota normal). Además, se añaden al conjunto de microorganismos sanos del intestino.

Por otro lado, según MayoCliniclos prebióticos son alimentos que sirven de nutrientes para la microbiota.

Además, estos alimentos ayudan a estimular el crecimiento de bacterias en el intestino.

También, a mejorar el equilibrio de los microorganismos que conforman la flora.

En resumen, estas son sus principales diferencias, según consigna MedicoPlus:

probioticos

Probióticos.

  • Los probióticos son organismos vivos.
  • Se añaden a los microorganismos de la microbiota.
  • Se encuentran en lácteos como el yogur, fermentados como el chucrut, kéfir, entre otros.
  • Son utilizados para revertir o repoblar con microorganismos sanos.
prebioticos

Prebióticos.

  • Los prebióticos no tienen organismos vivos.
  • Estimulan el crecimiento de los microorganismos que están en la flora intestinal.
  • Se encuentran en alimentos ricos en fibras, como el ajo, espárragos, cebolla. También en alimentos integrales, como pan, arroz y pastas. Además, en carbohidratos como las papas, las legumbres y la avena.
  • Son utilizados para fortalecer los microorganismos ya existentes.

Ambos presentan beneficios para nuestra salud. Sin embargo, es necesario tener precaución con ciertos aspectos.

En el caso de los probióticos, al ser organismos vivos, se debe tener cuidado con el tipo que se ingiere, sobre todo por medio de medicamentos o suplementos; acude previamente a tu médico.

probioticos medicamentos

Por otro lado, los prebióticos suelen ser menos invasivos, pero de igual manera, no se recomienda consumirlos en exceso, sino que mantener una dieta equilibrada y saludable que los incorpore.

Cuida tu salud: antes de consumir suplementos alimenticios y medicamentos, consulta siempre a tu médico.

Conoce GLOBIFER:

Es un suplemento alimentario de Hierro hémico natural, formulado para suplementar la dieta con fines saludables y contribuye a proteger estados fisiológicos característicos tales como adolescencia, adultez o vejez.

Más información.