Déficit de hierro: ¿cómo y en quiénes se manifiesta?

Mujeres en periodo de fertilidad, embarazadas, deportistas, niños y Adultos Mayores serían los más afectados con la falta de hierro en el cuerpo. Padecimiento que solo sería contrarrestado con una buena alimentación y un pronto diagnóstico.

Tan simple pero fundamental como la transportación del oxigeno a todo nuestro cuerpo. Así de importante es el papel del hierro en nuestro organismo.

El cuerpo humano necesita del hierro para producir, entre otras cosas, hemoglobina y mioglobina, ambas proteínas encargadas del tránsito del oxigeno a todo nuestro cuerpo.

Por lo mismo, podemos darnos cuenta de que el hierro nos está haciendo falta con una larga lista de trastornos asociados a este déficit. Anemia, uñas quebradizas, palidez, desconcentración y fuerza, son solo algunos de los síntomas asociados a esta anomalía además del cansancio, una de las principales (sino la más) señales de que el cuerpo necesita hierro. Generalmente ese cansancio no está justificado y se presenta de manera recurrente.

En el caso de la anemia, que sabemos puede venir por una pérdida de sangre derivada de enfermedades gastrointestinales, también puede producirse por problemas nutricionales que desencadenan en este mal.

Según estudios, los grupos de riesgo serían específicamente mujeres en edad fértil o gestación, niños, adolescentes, Adultos Mayores y deportistas.

Lo que hace el hierro es permitir que la hemoglobina cumpla correctamente su función, otorgándole el oxigeno requerido a todas las células del cuerpo.

Dieta como paliativo

Uno de los principales combatientes para tratar este tipo de males, como lo es el déficit de hierro en el cuerpo, es nuestra alimentación. Aquella no dependerá de solo el consumo de alimentos que sí tengan hierro en sus componentes, sino que deberá incluir todas las vitaminas y minerales que necesitamos para mantenernos tan fuertes como sea posible.

Nuestro cuerpo, según dicen los expertos, posee la capacidad de absorber un 25% del hierro que viene del reino animal, como carnes, pescados y aves. Por su parte, si procede del reino vegetal, como cereales, verduras y frutas, la absorción del hierro será menor.

Se recomienda acompañar estos alimentos ricos en hierro con productos que contengan vitamina C, como las frutas cítricas, ya que complementarían nuestra alimentación. También se aconseja no consumir cafeína durante la ingesta de estos alimentos ricos en hierro, ya que sus propiedades bloquean la absorción de este mineral tan importante para nuestro organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *